¿En la cárcel de Cancún se arrepiente de meterse contra Lydia Cacho?

By on febrero 8, 2021
Gerardo Perez García
RUMOR SIN FRONTERAS
Por: Gerardo Pérez García
No se trata de sumarse al linchamiento político-mediático-social.
Tampoco hacer leña del árbol caído.
Mucho menos que este espacio sea tribuna defensora de oficio.
Para nada.
Es retomar el ayer de los personajes que intervinieron y plasmar dónde se encuentran hoy.
Una labora en el gobierno federal. Otro en gobierno estatal. Uno más continúa en la política. Dos están prófugos. Y uno falleció.
Con un colofón que hará historia:
En la cárcel primer gobernador constitucional del estado de Puebla.
Historia que inicia con un niño que fue bolero, voceador, que vivió en un internado. Cursó Derecho en la UAP, fue modesto auxiliar en SEGOB y años después fue Secretario de Gobernación, dirigente estatal del PRI, presidente municipal de Puebla y titular del Ejecutivo Estatal.
Veamos.
Hoy, después de 15 años de haber estallado el escándalo Lydia Cacho-Marín, de la solicitud de juicio político, posterior exoneración de la Suprema Corte de Justicia de la Nación; intervención del Alto Comisionado de Derechos Humanos de la ONU que derivó en orden de aprehensión girada por Tribunal Unitario del Séptimo Circuito; y prófugo de la justicia desde abril 2019…
Finalmente, el ex gobernador de Puebla Mario Marín Torres fue detenido el pasado miércoles en Acapulco y trasladado al penal de Cancún, Quintana Roo, donde se ventilará el juicio.
LA MINISTRA SÁNCHEZ CORDERO LO EXONERÓ, RICARDO VELÁZQUEZ LO DEFENDIÓ Y CALDERÓN LO PERDONÓ
El ayer que arrancó el 16 de diciembre de 2005 con detención de Lydia Cacho Ribeiro en Cancún por agentes judiciales de Puebla en base a la orden de aprehensión girada por la Juez Rosa Celia Pérez González, y su traslado en vehículo hasta Puebla, en base a la demanda que presentó Kamel Nacif Borge contra autora del libro “Los demonios del Edén”.
El asunto escaló a nivel nacional –e internacional- y en plena campaña del 2006 por la Presidencia de México, el candidato del PAN Felipe Calderón en gira por Puebla llevó un escrito al Congreso del Estado donde demanda a los legisladores locales “iniciar juicio político contra el mandatario Marín”.
Ya en Los Pinos, Felipe Calderón “olvidó” durante su sexenio el caso Lydia-Marín.
“Olvido” que acordó -marzo de 2006- el secretario de Gobernación Federal Carlos Abascal Carranza con el mandatario Mario Marín:
Si el PAN gana la plaza de Puebla… Calderón olvidará demanda de Lydia Cacho”.
Y así fue.
Felipe Calderón arrasó en Puebla a López Obrador.
El caso llegó a la Suprema Corte de Justicia de la Nación y en pleno del 29 de noviembre de 2007 determinó –6 votos contra 4– que: “No hubo violación grave a las garantías individuales de la periodista Lydia Cacho Ribeiro”.
“Y exoneró al gobernador de Puebla, Mario Plutarco Marín Torres, de las acusaciones en su contra”.
Los ministros que votaron a favor de exonerar al mandatario estatal fueron:
El presidente de la SCJN, Guillermo Ortiz Mayagoitia, Olga Sánchez Cordero, Margarita Luna Ramos, Sergio Valls, Salvador Aguirre Anguiano y Mariano Azuela.
Y quienes votaron en contra de esa determinación fueron:
El ponente Juan N. Silva Meza, Genaro Góngora Pimentel, José de Jesús Gudiño Pelayo y José Ramón Cossío.
Hoy, Olga Sánchez Cordero es secretaria de Gobernación Federal.
Ayer, Ricardo Velázquez Cruz era consejero Jurídico del Gobierno de Mario Marín y terminó siendo su defensor y cabildero en la SCJN.
Hoy, Ricardo Velázquez es consejero Jurídico del Gobierno de Luis Miguel Barbosa Huerta y magistrado con licencia del Tribunal Superior de Justicia.
Quién hubiera pensado o imaginado el ayer y hoy de estos personajes.
-Amén- de Carlos Abascal que ya falleció.
Felipe Calderón en pleno activismo político con su esposa Margarita Zavala.
Con Kamel Nacif y Adolfo Káram prófugos.
Guillermo Pacheco Pulido, en ese entonces presidente del Tribunal Superior de Justicia y ex gobernador interino en 2019.
Con Emilio Gamboa Patrón en retiro de la política, pero señalado por Lydia Cacho de participar con Sukar Kuri en “fiestas con niñas en Cancún”.
Y el señalamiento directo y contundente de Lydia Cacho:
… “Olga Sánchez Cordero me traicionó cuando en la Suprema Corte de Justicia votó por no sancionar a Mario Marín en 2007”.
… “Yo creo que ella es la responsable de haber detenido la justicia durante 15 años para miles y miles de víctimas en México y que tiene una deuda con el país, una deuda moral y jurídica”.
… “Cada vez que veo a Olga Sánchez Cordero, que fue la ministra que nos traicionó, no solamente a mí, en no reconocer que fui torturada, como ahora ha tenido que reconocer, ella fue parte de una complicidad desde la Suprema Corte que impidió que casos similares fueran llevados ante la justicia y se convirtieran en precedentes jurídicos para México”.
¿Qué sigue para Marín?
¿Hasta dónde llegará el pago de factura por los votos del PAN en Puebla a favor de Calderón en 2006 que pudieron significar la derrota de Andrés Manuel López Obrador?
Al tiempo.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>