El valor de un doctorado

By on marzo 15, 2021
doctorado

Educación Futura

Una mañana, de visita en la Universidad, pequeñito, Juan Carlos se detuvo en la puerta de mi cubículo y curioso miró el letrero. Apenas empezaba a leer. Luego, volteó la cabeza y preguntó: “¿papá, te llamas doctor Juan Carlos Yáñez Velazco?”. Sonreí y negué. La curiosidad de Juan Carlos me sigue rondando y con frecuencia repito la anécdota.

¿Por qué tenemos esa tentación de exhibir nuestros grados académicos? ¿Por qué algunos, algunas, usan su nombre para firmar hasta los artículos periodísticos? ¿Qué nos pasa si prescindimos de ese rasgo rancio?

Conseguir un doctorado se ha vuelto fácil. Comprarlo requiere dinero y aguantar un poco con programas de cursado fast track. El mercado goloso está ávido de doctores. La educación es un negocio lucrativo, y hasta funcionarios de las universidades públicas no dudan en obtenerlos en instituciones privadas de entrenamiento probadamente mediocre, para ostentarse como doctoras o doctores sin pudor.

A propósito del valor de los grados académicos, recuerdo siempre la ceremonia en que la Universidad de Colima concedió el doctorado honoris causa a Pablo Latapí Sarre, en la memorable noche del 25 de agosto de 2008 en el Archivo Histórico. Como preámbulo, Manuel Gil Antón, invitado por don Pablo, se encargó de presentarnos al homenajeado. En su turno leyó un texto exquisito sobre el significado del doctorado.

Para explicarlo, con su didáctico y lúcido estilo, Gil Antón acudió a la anécdota de un amigo suyo y su padre, Santiago Ramírez, ambos del mismo nombre. Cuando el hijo le lleva orgulloso sus dos diplomas obtenidos en París, el padre, psicoanalista, le responde: conseguirlo es fácil, Santiaguito, lo difícil viene ahora. Ganarse la autoridad intelectual. Y remata: ¿cuándo escuchaste hablar del “doctor Hegel”, del “doctor Marx”, del “doctor Freud”, del “doctor Einstein” o el “doctor Weber”? Podríamos ampliar: ¿cuándo escuchamos “doctor Octavio Paz”, “doctor Gabriel García Márquez”, “doctora Marie Curie” o “doctor Paulo Freire”?

Así, decía Manuel Gil Antón, no necesitamos decir “doctor Latapí”. Es suficiente con: Latapí, Pablo, Pablo Latapí, don Pablo. Sin duda.

Entonces, ¿cuál es el valor del doctorado? Que no precises cantarlo, que sobre decirlo, porque tus razonamientos, discursos, textos y coherencia muestran la autoridad a la que un doctorado, a veces, sólo disfraza o envanece.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>