Claudia Rivera, mintió y traicionó; ¿Robó?… eso lo dirán las auditorias

By on marzo 23, 2021
Miguel Ángel García Muñoz

REFLEXIONES

Por: Miguel Ángel García Muñoz
¡Mintió, Claudia Rivera Vivanco!
La aseveración no está a discusión, pues ofreció falazmente a los poblanos mejorar la seguridad pública, sacar del atraso a colonias y Juntas Auxiliares, revisar anomalías de los gobiernos municipales de Antonio Gali Fayad y Luis Banck Serrato, multiplicar obras y reordenar el comercio informal.
Cinco puntos básicos fallidos.
Ni hablar de todas sus responsabilidades y atribuciones, en las que incluyó proteger al morenovallismo.
Gobernar con irresponsabilidad desquiciante, ha sido uno de sus soportes. Hubiera sido preferible la frivolidad.
Manipuló la credibilidad ciudadana.
Le basta, según ella, con obras de último momento, algunas innecesarias por el momento, como las del zócalo, justo unas semanas antes de los comicios. Busca impactar la percepción popular.
Ha soslayado que locatarios de Amalucan, castigados por la falta de ingresos, se planten en Palacio Nacional para pedir que se detenga el programa de la Alcaldesa en plena pandemia.
¡Traicionó, Claudia Rivera Vivanco!
Imposible refutar la afirmación. La perfidia de la Alcaldesa es a la ciudadanía, reconociéndolo en su propaganda de precampaña reciente y pidiéndole cínicamente una segunda oportunidad en la elección del 6 de junio próximo.
La deslealtad también alcanzó el ideario de MORENA, porque Claudia abonó a la división interna en aras de fortalecer su ambición personal y entregándose a proyectos que tienen que ver con el futurismo político local y nacional.
Desde que inició su gestión enfrentó al gobierno de Miguel Barbosa, negándose a coordinar trabajo y esfuerzo; llamándose falsamente víctima de la violencia de género por el hecho de ser mujer; encabezó movilizaciones de colectivos femeninos que agredieron al Congreso del Estado, inmuebles históricos y propiedades privadas, negando los hechos a pesar del testimonio de los propios ciudadanos. Su incongruencia se palpó al perseguir a las “Naranjitas”, empleadas del Ayuntamiento del que orgullosamente es primera Regidora.
¿Robo, Claudia Rivera Vivanco?… Esto tendrá que determinarlo las auditorías a su administración. La duda, mata.
La Presidenta Municipal no merece ser candidata otra vez; es vulnerable a la crítica por sus negativos y larga cola que arrastra. Hay que agregar que la mayoría de poblanos la repudian; todas las encuestas serias e imparciales coinciden.
Es inaudito que Claudia Rivera Vivanco pretenda repetir, a sabiendas que entregará malas cuentas, independientemente de que la reelección, a pesar de que se validó en 2014, es una símbolo histórico que no admite la llamada Cuarta Transformación, empezando por su principal impulsor el Presidente Andrés Manuel López Obrador.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>