Maneras de ser maestro en contingencia

By on mayo 13, 2021
maestro

Revista Educarnos

A más de un largo año con el trabajo a distancia, fue a partir del 19 de marzo de 2020 y es al 17 de mayo de 2021 por fin se anuncia presencialidad por medio de guardias en todas las escuelas de educación básica y media superior en Jalisco. La vacunación ha brindado esta posibilidad, en varios estados de la República ya viven las experiencias del retorno físico de los docentes a las escuelas.

No podemos ignorar que en el magisterio hay de todo, que hay unos que ponen en alto la profesión, son el orgullo, lo de presumir y otros que no responden al reto social, la dinámica del trabajo desde casa presentó diferentes facetas, puede señalarse que cada comunidad escolar mostró su estilo de gestión, aunque las disposiciones fueron iguales para todos, existió cierta flexibilidad de actuar, esto de acuerdo con las condiciones y los contextos específicos.
A menudo se generaliza el comportamiento de los maestros, en ocasiones escuchamos como se encomia y felicita por la labor docente o, en otros casos, se descalifica y se expresan mal de ellos, depende de la manera que se observe el trabajo y por quién lo haga, por ello, establecer una tipología o hablar de maneras de ser maestro en contingencia es parte del fenómeno educativo en la pandemia, no se trata de realizar juicios, sino de aportar elementos para el análisis y la reflexión, sobre todo para un actuar en la siguiente etapa.

De las características observadas y de diálogos con otros colegas, en grupos y redes sociales, en textos y artículos se establecen algunas categorías generales. Esta forma de nombrar es sólo una aproximación que puede precisarse más. Se puede decir que se encuentran docentes y directivos:

Creativos, a este grupo pertenecen los que adaptaron su hogar como un salón de clase, dedicando un espacio físico para sus actividades, estos profesores aprendieron a usar las aulas virtuales, el Zoom y el Google Meet, el Classroom, el WhatsApp entre otras mediaciones para propiciar encuentros, diseñaron estrategias didácticas entre ellas videos, mensajes, juegos, retos en las que involucraron a los alumnos, combinaron los enfoques pedagógicos con aprendizajes tecno-digitales, son maestros destacados.
Comprometidos, este grupo se caracterizó una comunicación permanente en cualquier circunstancia, a la hora que se les llamara respondían, buscaron a los alumnos en su casa, mandaron tareas por diversos medios, conseguían computadora o celular, pusieron sus recursos de equipo, internet y otros materiales sin escatimar, todo por cumplir con su comunidad escolar. Estos docentes son una joya, porque todos cuentan con ellos, tanto los alumnos, padres de familia o directivos.
Doble o triple rol, el familiar y el educativo, al estar en casa se desarrolla el rol que socialmente corresponde, se asume y se da por hecho, las madres que trabajan no pueden pausar el ejercicio de su maternidad, se enfrentaron a las triples jornadas buscando tiempo y espacios personales para cumplir con su trabajo docente o directivo y para que sus hijos desarrollaran las tareas escolares que otro docente enviaba. Amén de encargarse de limpieza o la comida. No fue exclusivo de las mujeres, los hombres también en sus roles se vieron involucrados en labores domésticas y de educación de los hijos, esto les puede brindar la oportunidad de valorar el trabajo de un hogar y la necesidad de que todos colaboren.
Segundo empleo: con las clases a distancia cada persona organizaba sus tiempos, no estaba sujeta a un horario, ahorraba tiempo de los traslados, por lo que algunos trabajadores de la educación en el tiempo “libre” fueron emprendedores o se contrataron en alguna actividad productiva comercial, se sabe desde choferes, empleados o los que pusieron un negocio, otros que abrieron un canal de youtube o grupos de asesoría en línea, hay una diversificación laboral.
Ahora que es tiempo de retornar al cumplimiento de un horario muchos se despiden de esta experiencia, o están tratando de compaginar ambas ocupaciones, saben que hay vida laboral aparte de la escuela. Los que fracasaron en el negocio o empleo están aprendiendo a cuidar su trabajo en la educación.
Evasivos, estos se distanciaron de la escuela y buscaron maneras de permanecer al margen, sin hacer mucho ruido, cuando se les contactaba se justificaban, señalan que no había internet o que era de mala calidad, pasaba tiempo y ellos se desconectaban, podían pasar días o semanas sin que se estableciera comunicación, en este tiempo se les descompuso o perdió el celular, estuvieron enfermos ellos o sus familiares. Todavía los están buscando sus directivos para darles a conocer el acuerdo del 17 de mayo.
Los viajeros, algún grupo de docentes guardaron en un primer momento la cuarentena, pero conforme se abrieron las posibilidades de viaje eligieron un destino y agarraron las maletas con computadora o celular inteligente incluido. Desde cualquier sitio con internet se podía trabajar, fueron los que reactivaron la economía en algunos destinos turísticos; en este grupo también hay docentes provenientes de otro municipio o estado del país que retornaron a sus lugares de origen, desde allá estuvieron desarrollando las actividades escolares. Hoy a todos les toca regresar a su lugar de adscripción, su escuela y comunidad los reclama, el techo financiero dónde se ubica el pago señala el lugar para residir.
Con riesgos en la salud. Hipertensos o con diabetes, con problemas de obesidad, embarazadas o en período de lactancia, los que tienen alguna inmunosupresión como el cáncer han batallado en toda la contingencia, en este grupo hay los que padecen un servicio de salud deficiente que por atender el Covid han descuidado las citas en las especialidades, con escasez de medicamentos, cirugías reprogramadas y postergadas, se requiere revisión del sistema de salud público. Hay otro grupo de docentes con riesgos en la salud que no se atiende, que no modifica sus hábitos alimenticios o socioemocionales, requieren disciplina, estos casos merecen revisión porque son los que tienen innumerables licencias médicas pero ellos no ponen de su parte para mejorar su salud, su atención no solo debe ser médica sino también psicológica.
Vulnerables: a este grupo pertenecen los que enfermaron de Covid, algunos fallecieron durante la contingencia y cubrieron de luto sus familias, a sus compañeros y amigos les sorprendió la dolorosa noticia, se nos adelantaron en el camino que todos hemos de seguir. Nos enseñaron que el virus ataca sin piedad a docentes de diferentes edades, muchos de ellos sin aparentes comorbilidades. Su recuerdo permanece en las acciones realizadas en la escuela, en el retorno les debemos su homenaje in memoriam.

Algunos docentes y directivos anhelan que cada cosa esté en su sitio, con un orden, la casa como el espacio sagrado de la familia y la escuela como el templo de la convivencia y el aprendizaje, con su docente a cargo, las explicaciones en el pizarrón, con las distracciones durante la clase, sus inevitables tareas y la pesadilla de las evaluaciones. Otros quisieran continuar con el trabajo a distancia indefinidamente, esto por las causas o razones que sean.

La pandemia aún está presente, la vacunación es una realidad en grupos minoritarios, no sabemos la eficacia de una vacuna en el largo plazo, además los alumnos y los padres de familia continúan en riesgo, por ello tendremos que ser precavidos y de nuevo con nuestro particular estilo poner el interés superior de la niñez por encima de otros intereses, eso es lo que nos hace ser maestros, que, a propósito de fechas, ¡feliz día para todos los que abrazamos esta vocación!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>