Llanto municipal… justicia no es venganza

By on junio 9, 2021
Miguel Ángel García Muñoz
REFLEXIONES
Por: Miguel Ángel García Muñoz
Amurallado el zócalo por obras innecesarias e inconclusas, juran algunos trasnochadores que de los árboles parten los lamentos de la derrota electoral; pero otros noctámbulos, con el oído altamente sensible, dicen que el llanto municipal sale de las oficinas de Claudia Rivera Vivanco y de su equipo cercano.
No es la llorona que añora a sus hijos, como en principio se pensó, es la mismísima Alcaldesa que siente el frío de la derrota, el abandono de los que la incitaron a comer y beber de la soberbia y que, finalmente, no la defenderán cuando tenga que entregar, para su aprobación, las cuentas públicas alteradas por una contabilidad sucia en la que no cuadrarán los números, ni las inversiones, ni los beneficios en obra pública.
No tiene la culpa el Gobernador Miguel Barbosa Huerta del infame papel de Claudia Rivera como Presidenta Municipal ni de su comportamiento valentón que la llevaron a la confrontación, a mentirle a la gente y a la falta de respeto en la jerarquía política.
Barbosa, no se metió en los comicios; se mantuvo al margen y dejó que los poblanos decidieran.
Tampoco es responsable el Diputado Gabriel Biestro Medinilla de la infamia riverista, armentista, delgadista y monrealista; tampoco de la inseguridad que azota a Puebla, ni de los ambulantes que no han sido debidamente organizados, ni de las prostitutas y padrotes que inundan el centro histórico, ni del subejercicio de la Edil que la obligó a pagar deuda municipal, ni de los baches que hacen de la ciudad una gigantesca alberca, ni de la falta de alumbrado y pavimentado de calles.
Así decidió gobernar Rivera Vivanco.
A su falta de pericia y experiencia, sumó su altanería y estupidez.
Los comicios, con todo e incidentes, fueron copiosos en votación, siendo los ciudadanos los que han elegido a sus autoridades de la capital, la zona conurbada, municipios y diputaciones. Lo mismo ocurrió en todo el país.
Recientemente, el candidato ganador de la Alcaldía poblana, representante de la coalición “Va por Puebla”, Eduardo Rivera Pérez, citó que no habría venganza y que se dedicaría a gobernar por el bien común en coordinación con el Gobierno del Estado.
Su sentimiento es plausible; sin embargo, hay que observar que no es necesaria la venganza política en referencia a Claudia Rivera Vivanco, que incluye a su grupo que apuesta al 2024, bastará que aplique la ley en busca de justicia, entonces, cada quien quedará en su lugar.
Los conspiradores andan preocupados, comparten la rabia y sueltan lágrimas, aunque cada quien por su lado para no denotar debilidad y que fueron sorprendidos en la maroma.
La jornada electoral enfermó a los soberbios que se dirán perseguidos, a pesar de haber sido los que provocaron divisiones en MORENA y enconos políticos, poniendo en riesgo la asistencia ciudadana a las urnas y el futuro de los poblanos.
Sus errores los lapidan, pero el orgullo y la ambición los levanta, quizá, para volver a caer.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>