La traición circula en la sangre de Gerardo Islas Maldonado

By on agosto 9, 2021
REFLEXIONES
Por: Miguel Ángel García Muñoz
¿De verdad se investiga a ex funcionarios del pasado reciente?
Gerardo Islas Maldonado, es uno de tantos casos en Puebla de pillos cínicos con suerte.
Actualmente, presume ser de los consentidos del Presidente Andrés Manuel López Obrador, porque jura falsamente que trabajó para él en la pasada elección del 6 de junio a través del Partido Fuerza por México, que no alcanzó el 3 por ciento de la votación, al igual que otros bodrios como Redes Sociales Progresistas de Elba Esther Gordillo y Encuentro Social de Hugo Eric Flores, existiendo la posibilidad de que el INE plantee la disolución de los mismos.
En Puebla, qué bueno que Rafael Moreno Valle Buitrón no fue parte de la farsa de Islas Maldonado. Hay que recordar que le arrebataron la candidatura a la Alcaldía poblana e inexplicablemente lo marginaron de la dirigencia del partido de reciente creación que, se sabe, está en manos de Roberto Villarreal Vaylón, mandadero incondicional de Gerardo.
¿Es que alguien puede explicar por qué de último momento Moreno Valle Buitrón fue excluido de la candidatura para entregarla a un delincuente llamado Eduardo Rivera Santamaría?
¿Y el liderazgo en Puebla de Fuerza por México por qué cayó en manos del mismo Villarreal Vaylón?
Creo que Rafael Moreno Valle Buitrón no quiso participar en la farsa.
Hay que recordar que en 2016, Gerardo Islas dejó en su lugar en el Partido Nueva Alianza a su “brother” Roberto Villarreal, asegurando su manipulación. Al mismo tiempo eran funcionarios de alto nivel en la SEDESO morenovallista.
Ese antecedente alerta del manejo burdo del PANAL y FxM, sin excluir el cochinero que dejó como Secretario de Desarrollo Social.
Con razón, actualmente, existe un litigio en tribunales electorales promovido por Moreno Valle Buitrón buscando su restitución en la Presidencia de Fuerza por México.
A estas alturas, nadie le cree a Islas Maldonado, porque además de tener acusaciones de corrupción a su paso por la Secretaría de Desarrollo Social durante los gobiernos de Rafael Moreno Valle Rosas y Antonio Gali Fayad, en 2017 desvió recursos públicos para operar en la campaña del Estado de México a favor del PRI y Alfredo del Mazo, utilizando el PANAL del que se apropió en Puebla, coadyuvando a la derrota de MORENA y su abanderada Delfina Gómez.
Estaba de acuerdo el morenovallismo en apoyar al Grupo Atlacomulco. Eso lo sabía Gerardo y tenía la orden de trabajar a favor del PRI y Alfredo del Mazo. Al mismo tiempo, el famoso “Tamagotchi” juraba lealtad al PAN, al morenovallismo y Martha Erika Alonso, buscando ganar una curul por la vía que fuera; total, para el pragmatismo de basurero, da igual.
Pero, qué cree usted: En la SEDESO tenía como Subsecretario de Vivienda a su hermano del alma Roberto Villarreal Vaylón, quien recibió instrucciones de ir vivir al Estado de México y operar a favor del PRI con la estructura del PANAL que siempre manejó Elba Esther Gordillo desde el SNTE.
Para entonces ya flotaba la pregunta: ¿Dónde quedó el dinero destinado para reconstruir viviendas en el Estado poblano, luego del temblor de 2017? Nunca se ha aclarado ni hay intención de investigar y que rindan cuentas Islas Maldonado y sus secuaces cuando ocuparon la SEDESO, por eso caminan como si nada debieran él y Villarreal Vaylón, agarrados del Partido Fuerza por México del que es Presidente nacional el primero y a nivel estatal el segundo.
En 2018, el “Tamagotchi” trabajó en Puebla para el PAN y Martha Erika Alonso, atacando con furia a Miguel Barbosa Huerta.
Repudiaba a López Obrador, pero a la muerte de Rafael y Martha Erika se transformó en su más fiel y farsante “admirador”.
No sé si Pedro Haces Barba está de acuerdo en todo lo que hace el travieso Gerardito, alias el “Tamagotchi”. Así le dicen sus cuates.
Ya se verá.
directorabcd_reflexiones@yahoo.com.mx