Esparza, cumplió su palabra de no tomar como trampolín político a la BUAP

By on septiembre 29, 2021
Gerardo Perez García
RUMOR SIN FRONTERAS
Por: Gerardo Pérez García
Transcurría febrero de 2013 y al interior de la universidad no había la certeza de quién sería el Rector sustituto de Enrique Agüera Ibáñez, pues estaba más que perfilado para ser el abanderado del PRI a la Presidencia Municipal de la capital.
En secrecía se tenía el nombre del relevo.
Y contadísimos catedráticos y funcionarios, en la íntima-intimidad, en voz baja apostaban por Alfonso Esparza Ortiz, quien había sido Contralor, Tesorero y era el Secretario General.
En marzo de 2013, en sesión extraordinaria el Consejo Universitario designó Rector sustituto a Esparza Ortiz a renuncia de Agüera Ibáñez.
Para septiembre de ese año, Esparza se inscribió para contender por la Rectoría y al ganar los comicios, el 4 de octubre de 2013 rindió protesta para el periodo 2013-2017.
Y en septiembre de 2017 fue por la reelección y al recibir el voto de la comunidad universitaria se desempeñó para un segundo mandato, 2017-2021.
Tránsito de ocho años y medio de Administrador Central de la Máxima Casa de Estudios, que lo llevó a tener relaciones institucionales –y diplomáticas- con los gobernadores del PAN: Rafael Moreno Valle, José Antonio Gali Fayad y Martha Érika Alonso Hidalgo; del PRI: Guillermo Pacheco Pulido; y de MORENA: Luis Miguel Barbosa Huerta.
Caminar del trato cordial Gobierno-Universidad pasó al distanciamiento con Moreno Valle.
Para continuar con el trato cordial de Gali Fayad. El efímero mandato de 10 días de Alonso Hidalgo. Y respetuoso del interino Pacheco Pulido.
Para dar paso al bélico trato de Barbosa Huerta y la intentona de violentar la autonomía universitaria, a través del Auditor Superior del Estado, Francisco Romero Serrano.
ESPARZA HONRÓ LA PALABRA DE NO TOMAR BUAP DE “TRAMPOLÍN POLÍTICO”
Los rectores Enrique Doger -2004- y Enrique Agüera -2013- no terminaron su segundo mandato al aceptar la candidatura a la Presidencia Municipal de Puebla.
Doger sí fue alcalde y Agüera no lo logró.
De ahí, que al interior y exterior se apostaba que Esparza seguiría la ruta de sus antecesores: no concluiría su segundo rectorado, pues iría por un cargo de elección popular.
Voces y plumas que aseguraban a inicios de 2019… será candidato a gobernador.
No lo fue. Continuó al frente de la BUAP.
La oleada se intensificó a inicios de este año… irá por la Alcaldía de Puebla.
Otros afirmaban que sería Diputado Federal o Local.
No lo fue. Se mantuvo en la Rectoría.
Apuestas que tenían el sustento por los constantes enfrentamientos del gobernador desatados en su contra, por lo que un cargo de elección lo blindaría.
Finalmente, Esparza cumplió y honró su palabra que ofrendó en una entrevista con Puebla sin Fronteras –dirigido por Sergio Reguero y este tecleador-, ya instalado en la oficina principal de El Carolino en octubre de 2013.
… “Seré Rector hasta el último minuto de mi mandato”.
Y así lo hizo.
Además, se mantuvo de pie y no se dobló ni cedió ante la andanada gubernamental.
La Fiscalía General y Auditoría del Estado no cejaban con la persecución.
Lo que llevó a Esparza a una férrea defensa de la autonomía universitaria, respaldada por el Consejo Universitario y la comunidad docente, trabajadores y estudiantes; sumándose el Congreso de la Unión y la ANUIES.
A cuatro días de entregar la Rectoría –lunes 4 de octubre- deja la Máxima Casa de Estudios en paz, desarrollo y avance académico como estudiantil, obras y expansión.
Al final del día, “los misiles” fueron desactivados con trabajo y obras.
La institución no fue vulnerada.
Ni se permitió que fuera mancillada su autonomía.
Y el terremotó que presagiaba revivir la época convulsa, de sangre, muertes y enfrentamientos con el gobierno y fuerzas policiacas de finales de los 60 y principios de los 70… no se repitió.
No se derrumbó la construcción que levantó Luis Rivera Terrazas y prosiguió con Alfonso Vélez Pliego, que se interrumpió en la administración de Samuel Malpica Uribe al ser derrocado y nuevamente las turbas retornaron a la universidad.
La pacificación y reunificación universitaria reinicia y tiene un segundo despegue con José Doger y prosigue con Enrique Doger, Enrique Agüera y la sella Alfonso Esparza.
Acontecer político-universitario que está plasmado en los anales de la historia universitaria y de Puebla, que van del primer Rector en 1937 con Manuel L. Márquez al 2021 con Alfonso Esparza.
Son 84 años que han transcurrido y la Universidad Autónoma de Puebla… está de pie, en expansión y colocada entre las mejores instituciones de América Latina.
Y a partir del lunes 4 de octubre la Rectoría será presidida por una mujer: Lilia Cedillo Ramírez.
¿Qué sigue para Esparza?
¿El retiro… la academia… la iniciativa privada?
Al tiempo.