Un Falso filosofo, es el director Administrativo del COBAEP

By on octubre 12, 2021
quiebra
  • Las autoridades educativas del estado, siguen sin dar muestras de querer solucionar los desgarriates  del COBAEP

Por: Marcelino Espinoza

La guerra intestina en el Colegio de Bachilleres de Puebla, más allá del pleito entre Santos Alfonso Serrano Méndez y Moisés Guerrero Gutiérrez, se tiene que analizar para encontrar las raíces que están podridas desde hace muchos años y que por ello los problemas del COBAEP, no se resolverán con un simple exterminio de los actuales representantes sindicales y con el despido del director general, ya que la corrupción empieza con las administraciones de Alberto Guerrero Gutiérrez, ya que al parecer es quien está meciendo la cuna con el apoyo de Eric Cotoñeto Carmona.

Es necesario señalar que Alberto Guerrero estuvo muy activo durante las campañas gubernamentales del 2018 y 2019, apoyando al candidato de MORENA, razón por la cual luego del helicópterazo de Huejotzingo, se vio beneficiado con los favores recibidos de manos del gobernador interino Guillermo Pacheco Pulido, ya que un colaborador incondicional como Santos Alfonso Serrano Méndez fue designado director general del COBAEP, al mismo tiempo su hermano Moisés Guerrero fue ungido como coordinador de planteles, para que desde esa posición hiciera la campaña que lo instalará como secretario general del Sindicato de Trabajadores del Colegio de Bachilleres de Puebla (SITRACOBP). Es decir en un abrir y cerrar de ojos apoderarse de nueva cuenta del COBAEP, como lo fue durante los gobierno de Manuel Bartlett Díaz, Melquíades Morales Flores y Mario Marín Torres, hasta que se encontró con Rafael Moreno Valle (la horma de su zapato) y fue sacado a patadas junto con su contlapache Refugio Rivas Corona, entonces líder del Sutcobp.

Como hemos señalado en otros artículos el COBAEP se convirtió en una central política electorera, porque al mando de Alberto Guerrero fue conducido para hacer campañas a favor de los candidatos priístas, utilizando a los docentes como promotores del voto, y cuando señalo como “promotores del voto”, se debe apuntar que hacían trabajos diversos desde brigadistas, volanteadores, funcionarios de casilla, acarreadores de votantes, y hasta regala-calificaciones a sus estudiantes para que consiguieran votos o credenciales del IFE e INE. Con Rafael Moreno Valle la situación tampoco cambió y ahora al parecer orquestan todo para volverlo a utilizar en el 2024 como central política electorera.

En Resumen Alberto Guerrero quiere regresar a la dirección general del COBAEP, para ello arma un palenque entre Alfonso Serrano Méndez y Moisés Guerrero Gutiérrez, quienes ya le estorban en sus planes, y apoyado por Eric Cotoñeto Carmona, obtiene de las autoridades educativas la bendición para cometer todo tipo de tropelías, sin que nadie lo detenga, no obstante de la desestabilización laboral-educativa que provoca en los 37 planteles.

Veamos un simple caso, que demuestra al contubernio entre autoridades educativas y Alberto Guerrero Gutiérrez:

Gerardo Ávila Aguilar, Un Filósofo sin Ética (actual Director Administrativo del COBAEP)

Hasta el Año de 1999 Gerardo Ávila Aguilar fue operador de Alberto Guerrero Gutiérrez, se presentaba en planteles para promover el primer sindicato del COBAEP (El SUTCOBP).

Con Alberto Guerrero ya como director del COBAEP, fue asignado a diferentes áreas, en la coordinación sectorial y en el departamento de compras, por cierto, en este último puesto fue subordinado de Santos Alfonso Serrano Méndez. Cargo en el que estuvo hasta el año 2003.

Al terminar la gestión de Alberto Guerrero Gutiérrez se incorpora como profesor sin ninguna experiencia docente, presentándose como catedrático del área histórico social y con su “título patito” de Licenciado en Filosofía, emitido por la Universidad del Valle de Atemajac con sede en Guadalajara, Jalisco.

¿Cómo obtuvo su título?… al igual que varios profesores seminaristas que abandonaron esa vocación, contactaron a esa universidad católica en el año de 1989, hicieron promoción entre otros prófugos de la sotana para revalidar sus formación en Teología, ya que eso estudios no tenían el reconocimiento oficial por la SEP. La Universidad del Valle de Atemajac les facilitó la obtención de su título presentando una Tesina y el pago de $10,000.00 para poder revalidar sus estudios y así crearles sus expedientes escolares.

Lo que significa que las personas tituladas por esos años no cursaron la carrera de Filosofía como es el caso de Gerardo Ávila Aguilar. Existen otros trabajadores del COBAEP que siguieron el mismo método, principalmente ex seminaristas y posteriormente otras personas con estudios truncos (por cierto su Maestro Alberto Guerrero también cuenta con un titulo de filosofo obtenido en las mismas circunstancias).

A Gerardo Ávila le valió su “titulo Patito”, para que a través de su amigo Alberto Guerrero, le obsequiara sus primeras horas-base con la más alta categoría .

Afortunadamente a Gerardo Ávila actual Director Administrativo en el COBAEP no se le reconoce en la academia, y desafortunadamente tampoco como buen administrador y mucho menos como defensor de los derechos de los trabajadores, a pesar de que actualmente ostenta el cargo honorifico de presidente del Comité de Ética y Prevención de Conflictos de Interés. En su paso por el COBAEP se le conoce como el tristemente celebre “Filosofo de Atemajac”. “El filosofo sin ética” comparsa de Alberto Guerrero y actualmente de Santos Serrano, quienes convirtieron al COBAEP en BOTÍN POLÍTICO… ¿y el prestigio académico?… Eso es lo que menos les importa.