El adiós a Francisco Bada

By on abril 7, 2022
Gerardo Perez García
RUMOR SIN FRONTERAS
Por: Gerardo Pérez García
Desde este espacio vaya fraternal y sincero pésame a la familia Bada Sanz-Aswhell por el irreparable deceso del licenciado Francisco Bada Sanz.
Paco o Pancho, como le llamaban sus amigos, se adelantó al más allá; a ese misterioso destino que hay después de la muerte; donde -se dice-, que después de la muerte hay otra vida.
Paco Bada, se subraya, fue el primer Latinoamericano –orgullosamente cholulteca- en ocupar la Vicepresidencia del Consorcio Automotriz Alemán en México.
Cerró su carrera en Volkswagen en la Presidencia de la planta en Brasil.
A este tecleador, Francisco Bada le extendió su amistad desde hace más de 20 años.
Hombre de trato duro y rudo con la prensa.
Hombre leal, cabal, honesto. Sin dobleces. Ni falsas posturas.
Amante del futbol y del equipo tapatío Atlas.
Corrían los primeros años del nuevo siglo y escalaban los conflictos laborales empresa-sindicato con dos huelgas consecutivas.
Una de ellas, la más larga en la historia de la armadora en Puebla.
Y Bada era el que siempre daba la cara por la empresa.
Hábil negociador. Conocedor de las virtudes y debilidades de los dirigentes sindicales, como de las necesidades de los trabajadores, sabía qué puntos le redituaban bonos entre la base en las revisiones salariales.
Francisco Bada en la Vicepresidencia de Recursos Humanos y Área Comercial; Eduardo Sotomoyor Arechavaleta, Director de Relaciones Laborales y Thomas Karig Gerecht, Vicepresidente de Relaciones Corporativas, era la triada que enfrentaba al comité sindical en turno.
DEL SERVICIO SOCIAL A LA VICEPRESIDENCIA DE V.W
Antes de partir a Brasil –en 2006-, Bada Sanz dio larga, extensa y amplia entrevista a Puebla sin Fronteras –que dirigían Sergio Reguero y quien esto escribe-, donde narró cómo fue su llegada a la planta Volkswagen.
Al término de su carrera en la Universidad Autónoma de Puebla, le tocó hacer su servicio social en la planta automotriz.
Ahí se dio el enlace, pues al concluir los 6 meses del servicio, el jefe del Departamento me dijo que si me interesaba trabajar con ellos.
Obvio que acepté e ingresé de analista.
Así fui recorriendo el escalafón laboral. De jefe de Departamento pasó a subdirector y después a Director.
Con dominio de los idiomas alemán e inglés, tuvo intensa capacitación en Wolfsburgo, sede de la planta Volkswagen en Alemania.
Finalmente logró el ascenso que ningún latinoamericano –mucho menos un poblano- había alcanzado… Vicepresiente de Recursos Humanos y Área Comercial, que le daban voz y voto dentro del conglomerado, dominado por alemanes y austriacos.
EN V.W LOGRÉ LOS MEJORES ÉXITOS. MI FRUSTACIÓN NO HABER PREPARADO A UN MEXICANO PARA OCUPAR MI CARGO
¿Qué se lleva de Volkswagen y de qué se arrepiente de no haber hecho?, se le preguntó.
Miró al reportero. Guardó silencio. Dio un sorbo a la taza de café. Movió la cabeza.
Y soltó:
“Me voy en las mejores condiciones con la empresa en la que logré los mejores éxitos de mi vida profesional”.
“La frustración que me llevo… no haber preparado a un mexicano para que ocupara la Vicepresidencia de Recursos Humanos”.
“Empecé desde abajo y llegué a la Vicepresidencia. Llegó la hora de retirarme. Y no tengo más que agradecer a la empresa que me dio la oportunidad de trabajar en Volkswagen de México”.
AURELIO FERNÁNDEZ Y MONTERO PONCE, SUS AMIGOS
Paco tenía contados amigos en la prensa poblana. Dos lograron penetrar en su búnker: Aurelio Fernández, Director de La Jornada de Oriente, y Enrique Montero Ponce –en paz descanse-, director de Tribuna Radiofónica. Y un tercero, el autor de esta columna.
En el ámbito político, tanto en campaña como ya instalado en la gubernatura, siempre buscaba a Francisco Bada. Más siempre guardaba sana distancia.
Ellos en la política y nosotros en la planta.
Pero, ya retirado de V.W, se dieron lazos fraternos con Eduardo Rivera Pérez, a quien conoció como estudiante en la UPAEP.
Y se sumó de asesor en la campaña de 2010, cuando Eduardo Rivera contendió por la Presidencia Municipal de Puebla. Y continuó con él durante el trienio municipal.
Se sumó en la fallida elección de 2018.
Y continuó en la de junio de 2021.
Siempre con el papel de asesor de su amigo Lalo, a quien calificaba de hombre cabal, honesto, excelente padre de familia, esposo y alcalde.
“Lalo sería un extraordinario Gobernador de Puebla, tiene todo para serlo”, comentó off de record a este tecleador.
Vaya solidaridad a su esposa Ana María Aswhell, a su hija e hijo.
Francisco Bada Sanz sólo se adelantó al más allá.
Por lo que no es una despedida.
Solo un hasta pronto.
Al tiempo.
Puede ser una imagen de 5 personas y personas de pie