Detención de alcalde no es por asesinato de director de Seguridad de Acatlán: Barbosa

By on mayo 17, 2022
  • Aunque el mandatario poblano se negó a dar detalles, dijo que la aprehensión del alcalde de Acatlán es por otro delito

Daniel Cruz Cortés | El Sol de Puebla

“En Acatlán hay que tomar decisiones políticas (…) no voy a dejar que esto se vuelva un caos”, fue lo que el gobernador Miguel Barbosa Huerta opinó tras la vinculación a proceso del actual edil de esa demarcación, Arturo N.

Luego de confirmarse las acusaciones contra el presidente municipal de Acatlán, por los delitos de ejercicio indebido de funciones públicas y encubrimiento, el titular del Ejecutivo aclaró en conferencia de prensa el 17 de mayo, que ninguno de los señalamientos se hizo por el asesinato del ex director de Seguridad Municipal de esa alcaldía.

“No es encubrimiento por el asesinato del [ex titular] de Seguridad Pública, es por otros hechos de los que yo no voy a hablar porque no soy quien debe hablarlo. Ustedes creen que el gobernador tiene que tener [toda la] información (…) no no es así”, expuso.

Por su parte, respecto a la gobernabilidad de esa demarcación, el mandatario puntualizó que su administración se encuentra preparada para colaborar con las autoridades locales, en caso de que el ayuntamiento se quede eventualmente acéfalo.

“Las [ausencias] temporales se vuelven absolutas a los 30 días y es ahí cuando tiene que haber una determinación, primero el Cabildo, [pero] yo voy a asumir ese diálogo. No voy a dejar que esto se vuelva un caos”, apuntó.

Señaló que al momento, fue informado de la existencia de un funcionario que funge como suplente del alcalde, por lo que estableció que el ayuntamiento se encuentra funcionando de forma usual hasta este momento.

Agregó que las obligaciones del estado en materia de seguridad pública en la demarcación, están siendo desempeñadas de forma regular por 90 uniformados de la corporación policiaca estatal.

En otro orden de ideas, Barbosa Huerta hizo mención también de los hechos ocurridos en Zoquitlán el pasado 9 de mayo, en los cuales un total de tres hombres, entre ellos un menor de edad, perdió la vida presuntamente a manos de los disparos emitidos por elementos de la policía estatal.

“El caso de Coyomeapan es un asunto que hay que tratar con mucho cuidado, los intentos de diálogo han fracasado por negación de parte de una de las partes (…) hay mucha gente que no actuó de buena fe en este tema, entonces tenemos que cuidarnos mucho y pronto habrá una ruta en la parte jurídica política social y tenemos un planteamiento general”, concluyó.