UNESCO: más de 771 millones de adultos son analfabetos

By on junio 17, 2022
estudiantes
  • Indígenas, migrantes, personas con discapacidad y de la tercera edad, y presos, los más afectados
Por: Laura Poy Solano

Se estima que en el mundo poco más de 771 millones de adultos no saben leer ni escribir. A ello se suma que entre los grupos más vulnerables, como indígenas, migrantes, adultos mayores, personas con discapacidad y quienes están privados de su libertad o residen en comunidades rurales aisladas, tienen menor acceso a las oportunidades de aprendizaje.

El quinto Informe Mundial sobre el Aprendizaje y la Educación de Adultos (GRALE, por sus siglas en inglés), elaborado por la Organización de Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco), revela que en 95 de 159 países encuestados (60 por ciento) no hay mejora en la participación educativa de las personas con discapacidad, migrantes o presos, mientras en 38 de las naciones (24 por ciento) la intervención de la población rural disminuyó.

El organismo multinacional destaca que si bien un porcentaje considerable de adultos pueden leer y escribir, no cuentan con los conocimientos necesarios para responder a las exigencias laborales y de interacción que demanda el siglo XXI, en sociedades hiperconectadas y con mayores habilidades digitales, por lo que millones de personas permanecen excluidas.

Entre los hallazgos del informe GRALE, señala la Unesco, está que pese a los avances para el combate del analfabetismo en las mujeres, los grupos más vulnerables son los que más requieren apoyo para acceder al aprendizaje a lo largo de la vida.

Para lograr que nadie se quede atrás, destaca que no sólo se debe incrementar la inclusión de todos los grupos vulnerables y de las mujeres, así como garantizar mayor inversión en la enseñanza y formación de adultos, pues en este rubro, sólo 22 de 146 países destinan 4 por ciento de su gasto a educación, mientras en 28 países se asigna menos de 0.4.

El covid ahondó diferencias por la enseñanza en línea


A la falta de recursos, indica el reporte, se suma el impacto de la pandemia de covid-19, pues la mayoría de naciones impulsó una rápida transición de la enseñanza presencial al modelo en línea, lo que favoreció la adopción de nuevas modalidades de aprendizaje con el uso de tecnologías digitales, pero también de la radio, la televisión y la telefonía.

Sin embargo, reconoce que la emergencia sanitaria también incrementó el retraso de algunas regiones y determinados grupos de población, fundamentalmente en los lugares donde la infraestructura y los recursos son limitados.